viernes, marzo 09, 2007

UN PROGRAMA DE CIENCIA Y TECNOLOGIA PARA EL SIGLO 21

Una propuesta para adquirir experiencia de pensamiento positivo de largo alcance
Aunque los tiempos cambian, los problemas tecnológicos y científicos de los años ochenta y noventa persisten e incluso en algunos casos se han amplificado. Y aunque carecemos de una experiencia de pensamiento positivo a largo plazo, las tecnologías sociales, la evaluación científica y tecnológica, la macro ingeniería y una nueva visión de las viejas tecnologías, pueden ayudarnos a afrontar con esperanza los retos de las próximas décadas. Por Joseph Coates.

Los tiempos cambian, pero los problemas tecnológicos y científicos de los años 80 y 90 no van a desaparecer. Algunos llegarán a resolverse, pero otros pueden cobrar mayor importancia en las dos próximas décadas. Algunos ejemplos pueden ser la formación de seudo estrógenos en los desechos y en el agua, o los posibles efectos en el cerebro de las radiaciones electromagnéticas que provienen de líneas eléctricas o de teléfonos móviles colocados demasiada cerca de la cabeza.


Por otro lado, algunos problemas que parecían haber disminuido durante el siglo pasado, como la energía nuclear, pueden llegar a tener más importancia que nunca, sobre todo si el efecto invernadero resultara no sólo ser cierto, sino además importante. Me propongo sugerir cuáles pueden ser los nuevos, o ser de nuevo, temas importantes en este nuevo siglo. Algunos de estos problemas parecen estar muy lejos de las preocupaciones sociales o industriales. Si el lector lo cree así, piénseselo dos veces.

Los siguientes temas de ciencia y tecnología se dividen en 10 categorías.

1. Tecnologías Sociales

Los funcionarios públicos, el Congreso, el mundo de los negocios e incluso los académicos, se han resistido a reconocer y admitir que la mayor parte de lo que ocurre en la sociedad por medio de creación y desarrollo de las instituciones, de las innovaciones en las prácticas institucionales, y de los mecanismos de creación, administración, patrocinio y manipulación tecnológica, son tecnologías sociales. Como tales, requieren el mismo tipo de análisis y de seguimiento para evitar consecuencias inaceptables, así como la consideración sistemática de alternativas a lo que ahora se hace, de modo más o menos rutinario, con las tecnologías físicas. Esta resistencia a reconocer las tecnologías sociales tiene múltiples causas. Muchas de estas tecnologías tuvieron sus comienzos en la ley, los reglamentos, o en respuestas a la ley o al reglamento. Otras aparecieron como procesos evolutivos más o menos naturales de cambio institucional. Dado que las tecnologías sociales no tienen consistencia propia, es natural que parezcan tan diferentes como para no tener relación alguna con las tecnologías físicas o biológicas, al menos en lo que respecta a la aceptación de las consecuencias. La realidad, sin embargo, es muy diferente. Cualquiera de las tecnologías sociales – ej., pasos, etapas, instituciones o mecanismos para lograr un objetivo social – se presta al mismo modelo que uno usaría para explorar las consecuencias imprevistas e inesperadas de un desarrollo, descubrimiento o invención tecnológica física.

Una anticipación mayor de los efectos de los cambios legislativos e institucionales podría ser beneficiosa para los negocios y la industria, reduciendo o eliminando el choque producido por las sorprendentes y a menudo perversas consecuencias de la legislación y la reglamentación. Deberíamos observarlas de un modo más sistemático antes de abalanzarnos sobre alternativas a la moda, con un fundamento ideológico o un atractivo superficial. Los legisladores muestran una resistencia particular a la hora de reconocer tecnologías sociales. Cualquier intento de anticipar las consecuencias posteriores de sus leyes impondría casi siempre un replanteamiento de esa ley y daría un cierto poder a los analistas no legislativos y a los futurólogos. La mentalidad de los legisladores es intentar crear un conjunto de leyes definitivo para deshacerse del problema y no tener que volver a ocuparse de él durante al menos una década. El concepto de tecnología social es un desafío a las funciones auto impuestas de los legisladores. Una evaluación constituiría una agresión a la imagen divina que tienen de sí mismos.

2. La Evaluación Científica

La ciencia es, cada vez con mayor frecuencia, el antecedente directo de muchas, sino de todas, las nuevas tecnologías. Por lo tanto, debería tener un valor esencial la evaluación científica respecto a sus implicaciones cuando a partir de ella se desarrolla tecnologías. La evaluación científica llevaría a ser más conscientes de los caminos y trayectorias que llevan a un desarrollo científico a su puesta en práctica. Aunque las evaluaciones científicas sean más escasas, más conceptuales y menos definitivas que las evaluaciones tecnológicas, su utilidad social debería ser más importante. Basta con considerar uno de los muchos temas de la vanguardia científica, como el estudio de las células madre, la nanotecnología; la genética humana, animal y microbiana; las técnicas de prolongación de la vida; y todo aquello que se sale de las fronteras de la ciencia en otras áreas, para darse cuenta del gran beneficio potencial de las previsiones.

El concepto de evaluación tecnológica invertida (inverted technology assessment) surgió como resultado de indagar cómo se utilizaba la evaluación tecnológica en la industria: no se utilizaba en absoluto. La ET invertida investiga de qué modo el público y las instituciones públicas pueden responder a la tecnología y, a su vez, cómo estas respuestas deberían modificar los planteamientos actuales. Un ejemplo supremo es el fracaso de Monsanto a la hora de reflexionar sobre cómo serían recibidos algunos de sus descubrimientos de genética vegetal cuando se trasladaron a la agricultura de los Estados Unidos y, lo que es más importante, a otros lugares del mundo donde no existe una fuerte orientación protecnológica y sí un gran escepticismo, y hostilidad contra el imperio Americano. Tal vez tendríamos una visión mundial diferente de la genética vegetal y de los organismos manipulados si se hubiera llevado a cabo una ET invertida. El concepto de ET invertida debería ser útil para cualquier negocio que pretenda introducir un producto, servicio o sistema nuevo.

3. Nuevas Áreas de Desarrollo

Los cambios continuos de la ciencia ponen de relieve diferentes campos y temas. El área más interesante del desarrollo general es la biología, cuyos desarrollos están llegando a igualarse con las demás ciencias naturales. Por ejemplo, una evaluación de la ecología sería oportuna y probablemente promovería su desarrollo si se llegase a la conclusión de que la ecología podría llegar a ser la base científica de la gestión del medio ambiente, de la sostenibilidad y de otros temas relacionados.

Las nuevas áreas de desarrollo que no tienen un fundamento biológico merecen también atención por las tecnologías que van a generar, como los plásticos conductores de electricidad. Una evaluación de las nuevas estrategias para ayudar a los minusválidos sería útil asimismo para la toda la población, agudizando sus capacidades sensoriales y motoras. El reciente desarrollo de vehículos voladores en miniatura, del tamaño de un abejorro, tendrá diferentes usos, que incluirán el poder apuntar a partes vulnerables del cuerpo, ej. los ojos, durante un combate. De modo similar, la reciente capacidad para producir priones (agentes que infectan a diversos mamíferos) en gran cantidad, beneficiará a la investigación biológica, pero también podría ser el fundamento para una nueva arma terrorífica.

4. Sistemas

Todas las tecnologías están incluidas en sistemas, pero rara vez se ha tomado un sistema social significativo como unidad de análisis. Entre los candidatos interesantes para llevar a cabo una evaluación a nivel de sistemas se encuentran la tecnología urbana y el desarrollo urbano. Un ejemplo concreto sería el plan chino para crear 600 nuevas ciudades. Una gran oportunidad que dejamos pasar (y con esto me refiero al mundo, y en particular a China) fue la evaluación de sistemas de la Presa Tres Desfiladeros.

Existen muchos otros sistemas que merecen ser evaluados. Ahora mismo, el sistema de electricidad en los Estados Unidos está deteriorándose, y es poco probable que se corrija debido a cambios fundamentales en la conversión de la empresa de electricidad pública. Esta empresa ha pasado de estar regulada a no estarlo y por lo tanto ha habido un cambio en su criterio de optimización, que pasa de un servicio fiable de alta calidad a un beneficio económico a corto plazo. Cualquier red nacional de tendido eléctrico es candidata a una evaluación de sistemas. El sistema educativo K-16, por último, es el sistema social más descuidado desde el punto de vista de un análisis de sistemas anticipatorio integrado.

5. Conceptos de Macroingeniería

Los proyectos de macroingeniería son aquellos que sobrepasan el alcance de la mayor parte de los gobiernos y cuyos efectos son más importantes que las fronteras de naciones individuales. Los ejemplos clásicos son el Canal de Panamá y el Canal de Suez y, más recientemente, los satélites espaciales de comunicación. Durante los últimos 50 años se han propuesto unos 75 o más conceptos de macroingeniería. La característica principal de los macroproyectos es que, a diferencia de proyectos más tradicionales, no mejoran una situación porcentualmente, sino que la modifican totalmente de forma que los efectos son extremos, amplios y en su mayoría beneficiosos.

Un concepto que resulta familiar a la mayor parte de la gente es el remolque de iceberg desde el Antártico a determinadas zonas de Latinoamérica, Arabia Saudita, Australia interior y California del Sur. Otro concepto es llevar un conducto de agua desde el Sur de Francia, que tiene un exceso de agua dulce, por debajo del Mediterráneo a África del Norte, con la esperanza de que una gran cantidad de agua dulce sería de gran ayuda en el restablecimiento del granero que existía en África de Norte en tiempos de los romanos. Dada la urgencia del establecimiento de una red estable de energía eléctrica, se ha estudiado un cierto número de proyectos de macroingeniería.

El que con toda probabilidad ha sido más ampliamente estudiado, y en estos momentos el que recibe menos atención, es la utilización de gradientes termales entre la corriente del Golfo y el agua que la rodea. Cualquier análisis que uno quiera hacer ya ha sido realizado, y pocos están asociados a una recopilación de datos físicos reales. Pero una vez más, como ocurre con muchos de estos maravillosos conceptos, nadie parece tener un interés pleno, una responsabilidad plena o un aliado internacional para su desarrollo. Una evaluación tecnológica de gran alcance de otros conceptos de macroingeniería tendría un valor sin precedentes para la comunidad global y para muchos países o regiones concretas.

6. Necesidades y Problemas Urgentes

Para muchos problemas y asuntos sociales existe la esperanza de que la tecnología pueda tener un importante efecto beneficioso. Por eso se debe vincular a la mayoría de los problemas sociales con posibilidades tecnológicas alternativas, y echar un vistazo hacia adelante para anticipar las consecuencias. Un área fundamental de este tipo es el control del crimen. Otra sería un mecanismo para ocuparse de los disturbios, en particular de los disturbios urbanos, en los países subdesarrollados. Otras estarían relacionadas con las limitaciones de agua y comida local y el excesivo derroche de recursos. Unas nuevas formas de entretenimiento y recreación nocturnas en casi todos los lugares del mundo podrían aumentar la calidad de vida y reducir las tasas de natalidad.

El peligro inminente no siempre está relacionado con lo que uno puede ver en su entorno inmediato. Unas fuertes lluvias 500 millas río arriba deberían alertarnos sobre las posibilidades de inundación corriente abajo. Esta es la situación actual del efecto invernadero, del que recientemente el equipo de la Casa Blanca y de la Academia Nacional de las Ciencias, ha asegurado que es a un mismo tiempo lo suficientemente real y peligroso como para requerir una actuación inmediata. Es un ejemplo que pide a gritos una evaluación global de sistemas a gran escala y a largo plazo. El buen trabajo llevado a cabo por los meteorólogos durante los últimos 15 años no nos dice todo lo que necesitamos saber sobre las consecuencias del calentamiento por el efecto invernadero y, por lo tanto, no nos dice lo que necesitamos saber sobre medidas preventivas, remedios y alternativas.

7. Una Nueva Mirada a las Viejas Tecnologías


Con frecuencia un sistema o una tecnología evoluciona y se convierte en algo lo suficientemente distinto como para requerir una nueva evaluación. Volviendo al concepto de sistemas, un ejemplo de primer orden es el transporte. Nunca ha existido una evaluación integrada importante, según lo que he podido averiguar, del sistema de transportes estadounidense, y todavía menos del sistema mundial de transportes. Aún así, los desarrollos tecnológicos están mejorando cada modo de transporte, dándoles una eficiencia y eficacia nuevas, y creando nuevos modos de integración entre ellos.

Otras áreas en las que las viejas tecnologías están cambiando hasta un punto en que una primera o una nueva evaluación serían necesarias, son los abastecimientos urbanos de agua, las autopistas, y las carreteras, calles y avenidas locales.

8. Necesidades Humanas Básicas

Las cosas más esenciales para nuestras vidas están cambiando, incluyendo las tecnologías de la alimentación, vestimenta, hogar, salud y educación. Todos los cambios son críticos para la vida en una nación avanzada, y todavía más para la vida en el Segundo y Tercer Mundo. Estos temas no han sido examinados desde una perspectiva total de sistemas, en cuanto a aquello que la ciencia y la tecnología pueden influir, mejorar, aumentar o alterar radicalmente, o en cierto modo tener un efecto positivo o negativo sobre ellos.

9. Oscuros Presentimientos

Como sociedad carecemos de experiencia de pensamiento positivo de largo alcance, pero estamos atentos a los pretendidamente importantes o desastrosos efectos negativos de las cosas nuevas. Por ejemplo, la discusión generalizada sobre actos terroristas que impliquen el uso incorrecto de dispositivos biológicos, químicos o nucleares, proporciona un vasto terreno a la especulación salvaje. La noción de máquinas y artefactos inteligentes que se vuelven locos ha pasado de la ciencia ficción al comunicado de prensa y los programas de conferencias. Una evaluación global llevada a cabo por grupos neutrales podría manejar los riesgos de forma más equilibrada y definir las oportunidades de observación, control y la identificación de desviaciones significativas de una utilización aceptable de una o de todas las nuevas tecnologías.

10. Reavivar la Evaluación Tecnológica

La esperanza de este texto es que otros retomen este tema y aumenten la gama de necesidades para un programa de problemas del siglo XXI, y le den un empuje para que siga avanzando. No sólo tenemos que explorar nuevas vías, sino también reavivar el concepto de evaluación tecnológica como un elemento positivo de política pública para los legisladores, poderes ejecutivos y grupos de interés público, y también para los negocios individuales y las asociaciones comerciales.

Joseph Coates es consultor futurista de Estados Unidos, autor de más de 300 trabajos sobre el futuro de la tecnología y profesor adjunto de la Universidad de Washington.
Homepage de Joseph Coates Traducción: Virginia Sánchez Arcá


Una nueva convergencia tecnológica cambiará a la sociedad en 2020.


Su implantación depende de que muchos países superen con éxito el debate ciencia-sociedad

Un nuevo informe de la Rand Corporation destaca la inminencia de una nueva convergencia tecnológica que cambiará profundamente a la sociedad en el año 2020. La convergencia provocará cambios en al menos 16 campos tecnológicos, entre los que se encuentran la energía solar barata, las telecomunicaciones inalámbricas y la agricultura genéticamente modificada. No todas las regiones del mundo podrán integrar de la misma forma esta convergencia, cuya implantación depende de que los países adopten cambios diversos y de que superen con éxito un inevitable debate ciencia-sociedad. Por Eduardo Martínez.

Una nueva convergencia tecnológica que integrará entre otras disciplinas a la biotecnología, la nanotecnología, las tecnologías de los materiales y las tecnologías de la información, dominará el horizonte social en el año 2020, según un
informe que acaba de hacer público la Rand Corporation. El informe resalta que vivimos una época en la que el creciente uso de las más diversas tecnologías está cambiando todos los aspectos de la vida. Recuerda que en el año 2001 la Rand Corporation había publicado otro informe en el que destacaba el inicio de una revolución tecnológica global que integraba desarrollos en 56 ámbitos tecnológicos, particularmente en biotecnología, nanotecnología, tecnología de los materiales y tecnologías de la información.

En esta ocasión, la Rand Corporation ha profundizado en aquel análisis con la intención de determinar las tendencias de evolución de aquellas 56 tecnologías y llega a la conclusión de que la tecnología en el año 2020 integrará múltiples disciplinas científicas y provocará profundos efectos en la sociedad. 16 campos tecnológicos Señala que la evolución tecnológica producirá una convergencia a la que la Rand Corporation denomina Integrated Technology Applications (TAs) y que se reflejará en al menos 16 campos específicos.

Estos 16 campos que integrarán la nueva convergencia tecnológica son:

1. La energía solar barata
2. Las comunicaciones inalámbricas en áreas rurales
3. Los aparatos de comunicación para el acceso a la información desde cualquier lugar
4. Las cosechas genéticamente modificadas
5. Los bioensayos rápidos mediante uso de nanotecnologías
6. Filtros y catalizadores para la purificación y descontaminación de las aguas
7. La aplicación dirigida de medicamentos,
8. Los hogares autónomos baratos
9. La manufacturación verde o ecológica
10. Los identificadores de radio frecuencia ubicuos
11. Los vehículos híbridos
12. Los sensores de infiltración
13. Los tejidos con ingeniería
14. La mejora de métodos de diagnóstico y quirúrgicos
15. Los ordenadores sin cables
16. La criptografía cuántica

De esta convergencia inminente se desprenden una serie de aplicaciones: medicina y terapias personalizadas, modificación genética de insectos con el fin de controlar enfermedades y pestes, descubrimientos y pruebas de medicamentos computacionales, reconocimiento molecular que permitirá la aplicación superespecífica de medicamentos, biomimética e implantes capaces de restaurar funciones fisiológicas, materiales nanotecnológicos con propiedades súper avanzadas…

Implantación regional

El informe analiza el espectro del previsible de esta convergencia tecnológica a través de 29 países, midiendo su capacidad de implantar las 16 tecnologías claves, entre las que se encuentran la energía solar barata, las telecomunicaciones inalámbricas y la agricultura genéticamente modificada. El estudio concluye que las naciones científicamente avanzadas, como Estados Unidos, Alemania y Japón, podrán aplicar este conjunto de tecnologías clave, mientras que otros países deberán mejorar su capacidad de reforzar su motivación antes de remontar sus respectivas barreras tecnológicas.

En todos estos países se abrirá un debate ciencia sociedad, al amparo de las tecnologías que llegan. El actual informe señala que, de las 56 tecnologías que se habían identificado en 2001, 16 de ellas forman un grupo de tecnologías convergentes que afectarán especialmente a la sociedad mundial en los próximos años.

Profundos efectos sociales

Para evaluar el impacto potencial de estas tecnologías sobre la sociedad, se definió un índice compuesto por la suma del número de sectores sociales a los que las nuevas tecnologías pudieran afectar, así como mediciones acerca de la viabilidad técnica, viabilidad de aplicación y difusión global. La viabilidad técnica de estas tecnologías se ha medido en base a su potencial capacidad de ser comercialmente asequibles para el año 2020.

La viabilidad de su aplicación se ha establecido analizando la capacidad de los respectivos países para aceptar estas tecnologías emergentes. La capacidad de los países se mide a través de una red de factores, como la capacidad de demanda de un mercado, de su capacidad de asimilar los costes, de aceptar las infraestructuras, y de aplicar políticas y regulaciones adecuadas a los cambios tecnológicos. Según este diagnóstico, la viabilidad técnica y de su aplicación de estas 16 tecnologías críticas para el año 2020 variará considerablemente en el mundo según las regiones, señala el informe, que aporta un mapamundi con el detalle de la previsible implantación regional de estas tecnologías.

Distribución desigual

Se identificaron 29 países representativos para analizar la posible implantación de estas 16 tecnologías. Estos países fueron seleccionados especialmente con la finalidad de reflejar la diversidad de tamaño, condiciones naturales, localización, demografía, nivel de desarrollo económico, tipo de gobierno, y niveles de capacitación en ciencia y tecnología actuales y potenciales.

Haciendo uso de estos parámetros, se descubrió que las regiones más avanzadas económica y científicamente en la actualidad tendrían la máxima capacidad de adquisición de las nuevas tecnologías: Norteamérica, Europa Occidental, Australia, y los países de economías desarrolladas del Asia oriental. En concreto, los países mejor capacitados para la implantación de estas tecnologías son Estados Unidos, Canadá, Alemania, Corea del Sur, Australia e Israel. En una segunda posición favorable figuran Polonia, Rusia, China e India. Turquía, Indonesia, Sudáfrica, Chile, Brasil, Colombia y México constituyen la siguiente categoría.

El estudio aporta una serie de conclusiones reveladoras respecto al horizonte 2020: que continuará el desarrollo tecnológico acelerado, que las diferencias entre los países sobre la revolución tecnológica global vendrán marcadas por la capacidad y las necesidades de cada nación, que las políticas públicas influirán en gran medida en la consolidación de la influencia tecnológica.

Debate ciencia-sociedad

El informe concluye además que el mantenimiento de la capacidad de la ciencia y de la tecnología exige acciones concretas, que la construcción de las capacidades es un componente esencial para el desarrollo, y que las políticas públicas relacionadas con las aplicaciones tecnológicas generarán un debate público muy fuerte. El informe advierte al respecto que este debate ciencia y sociedad se producirá en algunas ocasiones con reacciones conflictivas y opiniones contrarias en el seno de los respectivos países, regiones, etnias, religiones y culturas de los grupos sociales implicados. Las cuestiones suscitadas por estas 16 tecnologías deberán ser resueltas adecuadamente para que su aplicación pueda llegar a su máxima eficiencia, señala el estudio. El informe ha sido realizado por la National Security Research Division, de la organización estadounidense RAND Corporation, que lleva casi 60 años asesorando en políticas y toma de decisiones a través de investigaciones y análisis.

Crean un robot dotado de “alma humana”
Es dirigido a distancia por una persona que ve y actúa a través de sus dispositivos.

Ingenieros alemanes han desarrollado un robot dotado de un “alma humana” remota. A través de dispositivos electrónicos de envío y recepción de señales, un operador humano distante percibe todo lo que registra la máquina y le encarga la realización de ciertas funciones como moverse, abrir puertas, manipular objetos, sin que la persona se mueva de su sitio. Entre las aplicaciones finales se encuentra la posibilidad de que los robots realicen tareas peligrosas controladas, como si una persona estuviera realmente presente en el lugar de los hechos, para que los humanos no se vean expuestos a ellas. Por Yaiza Martínez.

Ingenieros del
Institute of Automatic Control Engineering de la universidad de Munich, en Alemania, han desarrollado una tecnología que permite al ser humano “habitar” la estructura de un robot a distancia, dándole órdenes que el robot ejecutaría a través de dispositivos electrónicos. Newscientist lo describe como un robot con "alma humana". Según explican los artífices de esta tecnología en la edición de noviembre de la revista japonesa Avanced Robotic, del que los autores ofrecen esta versión íntegra, el robot está situado sobre una plataforma giratoria y tiene un brazo extensible que es utilizado para manipular objetos. Un operador hace que el robot se mueva simplemente caminando o usando un pedal mientras ve lo que “ve” el robot gracias a unas cámaras situadas en su cabeza y a un artefacto para la visión que el usuario ha de colocarse ante sus ojos.

La muñeca del controlador también esta conectada a una interfaz sensitiva táctil que controla el brazo del robot. Además, con un guante puede controlarse la mano de tres dedos que culmina el brazo robótico. Gracias a todos estos artefactos, el robot puede, por ejemplo, abrir una puerta o moverse por una habitación y ensamblar piezas. Distancia y telepresencia Este trabajo es el primer intento de integrar la movilidad y las estrategias multi-robot en una sola estructura física y lógica, aseguran sus creadores en un libro que actualmente se encuentra en impresión titulado Advanced telerobotics: Dual-Handed and Mobile Remote Manipulation.

Con este proyecto se ha intentado crear un sistema de tele manipulación altamente fiable, consistente en dos brazos antropomórficos a escala humana que son controlados por dos interfaces táctiles. Para provocar la inmersión del controlador en los movimientos y acciones que él mismo provoca al robot, se ha generado un sistema de audio y vídeo tridimensionales. Para extender la accesibilidad al robot desde entornos remotos, los robots móviles se utilizan como plataformas transportables, lo que al mismo tiempo aumenta su funcionalidad.

Todo el desarrollo de estas máquinas se enmarca en el concepto de la Telepresencia, que define el desarrollo de la posibilidad para un operador humano de recibir la información suficiente sobre el robot o aparato a dirigir y el entorno en que éste ha de realizar sus tareas, gracias a dispositivos suficientemente cómodos o aplicables, que a su vez hagan que el operador se sienta presente en el lugar remoto en que se halla la máquina.

Posibles aplicaciones

Un sistema telepresencia estaría compuesto por tanto de tres elementos: un sistema humano de interfaz, llevado por el operador, el teleoperador que ejecuta las acciones en un entorno remoto, alejado del operador; y una línea de comunicación que envíe las señales de las órdenes, así como que mande al operador las señales que registra el robot. Estas señales, además de permitir al operador conocer el entorno en que se mueve el robot que dirige, consiguen que tenga noción de las interacciones físicas de la máquina con el lugar en que se encuentra, dándole incluso al operador la sensación de “resistencia” cuando el robot se agarra a algo, por ejemplo.

En cuanto al audio, el robot lleva micrófonos que registran los sonidos de su entorno, enviándolos a dos auriculares que porta el operador. Según una de las creadoras de este robot, Anjelika Peer, poder controlar un robot móvil a distancia puede resultar muy útil para la realización de labores peligrosas para el ser humano, por ejemplo la investigación de una maleta sospechosa en un aeropuerto. Peer ha desarrollado el modelo con otros dos colegas, Ulrich Unterhinninghofen y Martin Buss. Todos esperan que para el próximo verano el sistema tenga ya dos brazos en lugar de sólo uno, y ya han conseguido que el robot haga movimientos dirigidos recorriendo una distancia de entre 10 y 20 metros. También aspiran a que varios robots de este tipo interactúen en diversas tareas, ayudándose mutuamente.

Evolución: Definición:


"Lenguaje gramatical, planear tareas complejas y el uso de instrumentos compuestos estuvieron estrechamente relacionadas", dijo Stanley Ambrose.
"La ordenación de secuencias y el ensamblado jerárquico de los mismos componentes en diferentes configuraciones crea instrumentos con diferentes funciones y crea frases con diferentes significados".


"Reunir los componentes para instrumentos compuestos (insertos de piedra, mangos, ligaduras) requiere planear y coordinar diferentes tareas antes que un instrumento sea ensamblado. "La parte del lóbulo frontal que ahora usamos para planear tareas complejas puede haber coevolucionado con la confección de instrumentos compuestos hace unos 300.000 años".
"Como hacedores de instrumentos de un único componente, progresamos a una marcha marcadamente lenta hace entre 2,5 y 0,3 millones de años. Pero "con la aparición de instrumentos compuestos, del tamaño de cerebro anatómicamente casi moderno y quizás del lenguaje gramatical hace 300.000 años, la marcha se aceleró exponencialmente. Nos convertimos en planeadores y parlantes gramaticales. Los instrumentos compuestos nos hicieron lo que somos hoy".

(De *
Expert proposes new ideas about technology and evolution.)

Que nos hace humanos


Un nuevo estudio ha encontrado la mayor evidencia hasta ahora que lo que hace a los humanos aparte de otros primates puede encontrarse en los lóbulos frontales del cerebro, particularmente en un área llamada cortex prefrontal derecho. El estudio fue dirigido por el Dr. Donald Stuss en el The Rotman Research Institute, y afiliado con la University of Toronto. Publicado por la revista internacional BRAIN.

"Comprender los procesos mentales de otros - mentalizar - es la base de nuestra socialización y lo que nos hace humanos. Da origen a nuestra capacidad para sentir empatía, simpatía, comprender el humor y cuando otros son irónicos, sarcásticos o incluso engañan. Es una "teoría de la mente" que se asocia con los lóbulos frontales, pero hasta ahora los científicos habían tenido dificultad demostrando esta habilidad relacionada con regiones específicas del cerebro".
(De *
Study pinpoints region in frontal lobes as 'essence' of what makes us human.)

"Pienso que una importante clave del misterio humano reside en el hecho que virtualmente todas las capacidades prefrontales - memoria de trabajo, teorización sobre el pensamiento de otros, nuestro sentido de conciencia - se despliegan gradualmente en las dos primeras décadas de vida. Así también el cortex prefrontal humano es distintivo en lo mucho que toma desarrollarse, hasta bien entrada la adolescencia. Sospecho que la clave para hacer un humano reside en dejar al mundo ayudar a construir el cortex prefrontal a medida que experimenta el mundo. Si es así, entonces la interacción entre cerebro y mundo es mucho más rica de lo que nunca imaginamos y crucial para comprender quienes somos".

(De *
Steven Quartz on the Prefrontal Cortex*)

No hay comentarios.: