jueves, agosto 28, 2008

El candelabro nortino


EXPLORADOR DEL SIGLO 21: El conocimiento de hoy, para el Explorador de mañana

La Visión para la Exploración Espacial de la NASA depende de nuestros estudiantes quienes serán la próxima generación de exploradores espaciales.

¿Qué es el Explorador del Siglo 21? 

El Explorador del Siglo 21 de la NASA es un programa basado en estándares del tercero al quinto grado que utiliza el sitio Web, la animación, y video para introducir la ciencia, la tecnología, la ingeniería, las matemáticas, y los conceptos de la exploración espacial de la NASA.

1 ¿Cuándo llegaremos?
SME: Chris Giersch and Jennifer Rochlis

"¿Cuándo llegaremos?" no es tan solo una pregunta que hacen los niños inquietos, sino que también la hacen los exploradores que están en búsqueda de mundos nuevos. Somos seres llenos de curiosidad y necesitamos explorar.

Solo imagínate lo diferente que serían los países alrededor del mundo si no hubiesen sido visitados por los exploradores de antes. Así como el deseo de explorar muy bien puede ser "parte de la naturaleza humana", los exploradores de antes también fueron motivados por la avaricia, el gobierno, y la religión.

En muchas ocasiones, los exploradores tomaban más de lo que se merecían, reclamando tierras y posesiones en nombre de sus países y gobernantes. Portugal, España, Francia, e Inglaterra competían por aumentar su poder y sus riquezas, extendiendo sus imperios alrededor del mundo. Este tipo de exploración tenía poco que ver con la curiosidad o el intentar "satisfacer el espíritu humano".

Sin embargo, a lo largo de esta exploración, los nuevos descubrimientos expandieron nuestra manera de ver al mundo.

Vasco da Gama de Portugal logró alcanzar a la India y regresó a Portugal con joyas y especias. Otro explorador portugués, Fernando de Magallanes, fue el primero en circunnavegar el globo.

En nombre de España, el explorador italiano, Cristóbal Colón, desembarcó en las islas Bahamas en el 1492. Y ni siquiera llegó a pisar suelo en América.

Mientras buscaba la "Fuente de Juventud", el explorador español Juan Ponce de León fue el primer europeo en alcanzar a la Florida. 

Algunos años después, en el 1528, Alvar Núñez Cabeza de Vaca desembarcó en la costa oeste de Florida, tomándola en nombre de España. A través de los próximos seis años, sus viajes lo llevaron a lo que hoy es Tejas, Nuevo México, y Arizona.

Otros siguieron sus pasos. Los primeros colonos ingleses llegaron a Virginia en el 26 de abril de 1607. Estos mismos colonos poblaron lo que hoy se conoce como Jamestown.

¿Qué tienen en común estos exploradores de antes con los exploradores de hoy? Brío, valor, y una buena disposición para tomar riesgos están al corazón de toda exploración. 

La exploración de antes se llevaba a cabo en la tierra y a través de ferrocarriles, y más tarde se fijó en los cielos. La aviación comenzó con el primer vuelo de los hermanos Wright, y 60 años después se desarrolló en la exploración espacial comenzando con el cosmonauta ruso, Yuri Gagarin. En el 12 de abril del 1961, Gagarin fue el primer ser humano lanzado al espacio. Alan Shepard le siguió en menos de un mes, en el 5 de mayo del 1961, con el primer lanzamiento espacial americano abordo la nave espacial Freedom 7. Luego, en el 20 de febrero del 1962, el astronauta americano John Glenn fue el primero en orbitar la Tierra.

Luego, en el 12 septiembre del 1962, el presidente John F. Kennedy, retó a los Estados Unidos a ser el primer país a llevar a un hombre a la luna. Dijo: "Navegamos en este nuevo mar, porque hay conocimiento que obtener. Algunos se preguntan, pero, ¿porqué la luna? Elegimos ir a la luna en esta década y hacer otras cosas, no porque sean sencillas sino porque son difíciles."

El país de los Estados Unidos aceptó el reto. Neil Armstrong, el primer hombre a dar paso en la luna, hizo su histórica caminata lunar en el 20 de julio del 1969 junto al astronauta Edwin "Buzz" Aldrin. Siguiendo esta iniciativa tan valiente, otros diez estadounidenses pisaron suelo lunar durante las próximas cinco misiones Apolo, para un total de 12 americanos alunizados.

Desde entonces, los exploradores de la NASA han enviado sondas no tripuladas hacia el sistema solar, han creado estaciones espaciales, y han desarrollado transbordadores tripulados reutilizables.

La NASA continúa fijando metas y extenderse hacia imponiendo nuevos territorios. Según la NASA: "El vuelo espacial es una continuación de ese antiguo imperativo humano hacia la exploración, el descubrimiento, y el entendimiento." Se continuará la exploración usando tanto los robots como los humanos para explorar y descubrir mundos nuevos. Nuestras investigaciones espaciales del futuro nos ayudarán a tener un mejor entendimiento de "la Tierra y otros planetas, incorporando las lecciones de nuestro planeta en la exploración del sistema solar, y asegurándonos que los descubrimientos hechos aquí aumentarán la calidad de nuestro trabajo allá." 

Regresar a la luna, estudiar y viajar a Marte, y alcanzar lugares del más allá son parte de las nuevas metas y retos de la Visión para la Exploración.
¿Cuándo llegaremos? Nos vamos acercando.



2 ¿Por qué los astronautas comen tortillas en lugar de pan?
SME: Scott Smith and Vickie Kloeris

El alimento es una necesidad básica. Tener suficiente alimento mientras viajan siempre ha sido un problema para los exploradores. Además de tener suficiente para comer, los exploradores también necesitan maneras de envasar y almacenar la comida. ¿Qué se puede hacer para asegurarse que la comida no se dañe? Los exploradores de antes secaban comida y la guardaban en lugares frescos. También usaban envases sellados.

Algunos de estos métodos aun se están usando en el transbordador espacial y la Estación Espacial Internacional (EEI).

Originalmente, todo lo que los astronautas comían en el espacio estaba en forma de cubitos, comidas liofilizadas, o semi-líquidos dentro de tubos parecidos a los de dentífricos. ¿Te parece sabroso? Mientras continuaban las misiones espaciales, la comida seguía "mejorando" en variedad, sabor, y textura. Las opciones siguen aumentando. Los astronautas ahora tienen de escoger mas de 70 clases de alimentos y 20 tipos de bebidas.

¿Qué tipos de comidas son buenos alimentos espaciales? El sabor es importante, por supuesto, pero las comidas también se escogen por su valor nutritivo. Comidas espaciales también deben ser fáciles de envasar y almacenar.

Comidas espaciales se agrupan en diferentes categorías. Las comidas pueden ser rehidratadas o liofilizadas (deshidratadas), como "el helado de astronautas". Si se retiene un poco de agua en la comida para mantenerla suave, como las frutas desecadas, la comida es clasificada como "conteniendo humedad intermedia". Algunas comidas pueden comerse en su forma natural y listas para comer desde sus envases, como galletitas o nueces.

Otras comidas se procesan después de ser envasadas, como comidas irradiadas y termoestabilizadas. Ambos procesos ayudan a esterilizar la comida. Comidas que han sido irradiadas son esterilizadas por medio de la radiación, tal como el pavo ahumado. Comidas termoestabilizadas, como el pollo a la parrilla para las fajitas, se estabilizan a calor para destruir las bacterias.

Los astronautas pueden probar comidas antes de sus misiones espaciales. Con tanta variedad de alimentos, los astronautas del transbordador espacial pueden escoger algo diferente para cada comida durante la misión. Una misión típica del transbordador espacial dura siete días. Puede que los astronautas en la EEI tengan que repetir comidas en su menú de 30 días durante su misión de 4 a 6 meses.

La gravedad reducida del espacio también afecta la manera en que las comidas son envasadas y servidas. En el espacio, hay que evitar comidas que tienden a desmigajarse. Migajas y líquidos pueden ocasionar daño al equipo o ser inhalados accidentalmente por los astronautas mientras flotan dentro de la nave espacial. El espacio no es un buen sitio para un bocadillo de mantequilla de maní y jalea. Las migas de pan del bocadillo pueden causar problemas. La mantequilla de maní por sí misma está bien. Las comidas pegajosas se pueden comer con un tenedor o una cuchara.

La NASA ha utilizado tortillas de harina en el transbordador espacial desde los años "80. Estas tortillas especiales fueron diseñadas para tomar el lugar del pan que se desmenuza muy fácilmente. Imagínate intentar hacer un emparedado con dos pedazos de pan. En el espacio, necesitarías tres manos para lograrlo. Las tortillas funcionan de maravilla y son las favoritas de los astronautas. Y... ¡en la EEI saben ricas aun después de estar almacenadas por hasta 18 meses! Añade salsa picante y haz hecho fajitas, una de las favoritas de los astronautas.

Será más difícil envasar comida para un viaje a Marte. Durante un viaje espacial a Marte los astronautas estarán lejos de la Tierra desde 2 a 3 años. ¿Cómo se le aprovisionará el alimento? Cultivando y procesando comida es una opción. Los investigadores creen que para una misión de largo tiempo, las mejores plantas son la soja, el maní, la patata, el tomate y el trigo. Estas opciones no solamente son una buena fuente de alimentación, sino que también contienen aceites que se pueden usar en otras comidas. También se pueden convertir en otros productos alimenticios como la harina, y el queso de leche de soja. Los científicos están estudiando y cuidadosamente seleccionando cuales plantas se pueden cosechar en una nave espacial.

La comida no es solamente una necesidad básica, sino que también es una memoria reconfortante del hogar. Los científicos continúan a ofrecer más variedades de comida espacial y a buscar los mejores alimentos para viajes de larga duración. Muchos tipos de alimentos que comen los astronautas son muy parecidos a los que comes aquí en la Tierra.

Es muy importante que todos los miembros de la tripulación tomen alimentos que los mantengan saludables y felices. En cuanto a nuestra necesidad de alimentos deliciosos y nutritivos, no somos tan diferentes a los astronautas viajando por el espacio.



3 ¿Como te cambiaría el cuerpo en el espacio?
SME: W. Lloyd, Pharm D, Dr. Steven Platts, and Dr. Walter Sipes

¡Vamos a despegar! Qué fascinante es ver y explorar mundos nuevos. El intercambiar nuestro ambiente en la Tierra por el ambiente del espacio es muy emocionante. Pero, un ambiente "normal para la Tierra" es muy distinto a un entorno "normal para el espacio". El espacio tiene uno de los ambientes más hostiles que hemos explorado. A medida que cambie el ambiente, también cambiará el cuerpo del astronauta.

La gravedad reducida es uno de los cambios más drásticos de vivir en el espacio. Viajando a Marte, y tal vez al espacio intergaláctico, implicará vivir en el espacio por meses o años. ¿Cómo se cambiará y adaptará el cuerpo del astronauta a consecuencia de vivir en un ambiente de gravedad reducida por tanto tiempo?

¿Dónde está arriba? ¿Dónde está abajo? En el espacio no existe la sensación física que te deja saber si andas al revés. Los astronautas se pueden desorientar fácilmente. En la Tierra, un pequeño órgano en el oído interno te ayuda conocer si andas de pié o de cabeza. Este órgano funciona porque la gravedad hala los fluidos y las pequeñas partículas dentro tu oído interno. En menos gravedad, este órgano recibe mensajes confusos. La única manera de saber "arriba" y "abajo" es dependiendo en lo que puedes observar. El techo de tu nave espacial fácilmente puede ser tu piso. Puedes flotar al revés sin sentir que tu sangre te corre hacia la cabeza. Todos estos cambios pueden causar que sufras de la "enfermedad espacial" similar a cuando te mareas en el coche o el mar. Unas cuantas horas después de alcanzar orbita, uno astronauta en tres sentirá estos mareos. Para la mayoría, esta sensación para tan pronto lleguen los astronautas a su nuevo entorno espacial.

En la Tierra, la gravedad causa que la mayoría de los fluidos del cuerpo se distribuyan en el área debajo del corazón. Por contraste, vivir en el espacio con menos gravedad permite que los fluidos del cuerpo se extiendan equitativamente por el cuerpo. Cuando los astronautas viajan al espacio inicialmente, se sienten resfriados y sus caras se ven hinchadas. Muchos de los astronautas dicen que nunca sienten sed por culpa de este movimiento de fluidos. El cuerpo nota este movimiento y aumenta el volumen de la sangre. Se intenta regular eliminando lo que piensa son demasiados fluidos de la manera normal - sí, asi es - a través de los riñones - resultando en frecuentes visitas al baño. Una vez este fluido "de sobra" haya sido descargado por del cuerpo, los astronautas se ajustan al espacio y por lo general se sienten bien.

Las caras hinchadas y la sensación de mareos espaciales son cambios que los astronautas sienten a corto plazo. Dentro de tres días de regresar a la Tierra, los astronautas vuelven a tener niveles de fluidos normales, y sus cuerpos regresan a la "normalidad." Algunos efectos son de duración más larga. La gravedad reducida causa perdida de calcio en los huesos y músculos débiles. Durante una misión espacial, ejercicios de resistencia y la buena nutrición pueden contrarrestar algunos de estos cambios. Una vez hayan regresado a la Tierra, los astronautas continúan sus ejercicios para fortalecer sus huesos y músculos debilitados. Los científicos observan cuidadosamente a los astronautas antes, durante, y después de vuelos hacia el espacio.

Los ambientes espaciales también afectan el sentido de tiempo del astronauta. Mientras viaja alrededor de la Tierra, el astronauta hace órbita a la Tierra cada 90 minutos. Esto significa que pueden ver la salida y la puesta del sol cada 90 minutos. A pesar de que es una visión maravillosa, esto puede confundir al cuerpo e interrumpir el sueño. Para limitar esta interrupción, tapas sobre las ventanas ayudan a bloquear el sol. Nuestro "reloj interno" está puesto para un ciclo de luz y oscuridad de 24 horas. Este reloj interno se conoce como el ritmo circadiano y casi siempre se reajusta cuando se expone diariamente a la luz. Los ritmos circadianos están firmemente vinculados con el ciclo de luz/oscuridad. Ayudan a ajustar la rutina de dormir y comer de todos los seres vivientes, incluyendo los humanos.

El cambiar el ritmo circadiano del cuerpo casi siempre resulta en cambios al cuerpo. Muchos viajeros que cruzan las zonas del tiempo se quejan de "jet lag" con sus sensaciones de cansancio, desorientación e insomnio. ¿Alguna vez haz tenido "jet lag"? Probablemente te sentiste confuso y malhumorado. Imagínate como se deben sentir los astronautas cuando su ciclo de sueño cambia durante los largos viajes espaciales. Casi siempre permanecen en la hora media de Greenwich (GMT) mientras hacen órbita a la Tierra, pero cambian a hora de Houston o de Moscú para ciertas actividades, como el acoplamiento con una nave de reserva y Actividades Extravehiculares. Una vez se terminen estas, los astronautas vuelven al GMT.

Algunas señas de envejecimiento son parecidas a los cambios a causa de vivir en un ambiente de gravedad reducida. Cambios en el ciclo de sueño y músculos y huesos debilitados se encuentran en ambos casos. Mientras investigan maneras de invertir los efectos del vivir en un ambiente de gravedad reducida, los científicos también están aprendiendo más sobre lo que le sucede al cuerpo mientras envejece.

Obviamente, el cuerpo es asombroso de la manera que se adapta a cambios en el ambiente. Algunos de los cambios son de corto plazo y fácilmente reversibles. Otros de los cambios, como la masa ósea reducida y músculos debilitados, toman mucho mas tiempo en regresar a su forma origina. Los científicos trabajan para aprender todo lo que puedan sobre como el cuerpo se adapta a los nuevos entornos para hacer que el vuelo espacial sea los mas seguro y cómodo que sea posible.


4 ¿Como podemos viajar mas rápido en el espacio?
SME: Joseph Trevathan, Dan Woodard, and Victoria Friedensen

Desde la antigüedad, las personas han contemplado al espacio y se han preguntado sobre sus misterios. La inmensidad del espacio nos ha abierto las mentes, pero su gran tamaño nos ha limitado en nuestra búsqueda. Queremos explorar mundos distantes, pero, ¿cómo podemos viajar más rápido para así recorrer más del espacio? 

Ir a la velocidad de un jet no es la solución. Imagínate viajar en un jet hacia la luna desde la Tierra, unos 386.000 kilómetros (240.000 millas). A un jet viajando a 1.600 kilómetros por hora (1.000 millas por hora) le tomaría 240 horas o alrededor de 40 días a llegar a la luna.

Los científicos e ingenieros comprendieron desde el principio que la única manera de ir al espacio sería con cohetes y cohetes de propulsión. Los vehículos y sistemas de propulsión creados para el programa Apolo fueron diseñados a llegar a la luna. Los astronautas del Apolo tardaron alrededor de 2.5 días por llegar a la luna, viajando a velocidades de mas de 39.000 kilómetros por hora (más de 24.000 millas por hora) y usando un sistema de propulsión química.

El transbordador espacial utiliza un sistema de propulsión química basado en propulsores líquidos y sólidos. Combinando elementos del cohete, el avión, y los planeadores, está diseñado para transportar astronautas, satélites y otro cargo hacia la órbita de la Tierra. Viajando a cerca de 29.000 kilómetros por hora (18.000 millas por hora), el transbordador le hace órbita a la Tierra cada 90 minutos.

Utilizando la tecnología corriente y una nave espacial con cohetes de propulsión química, un viaje a Marte podría tomarse de seis a nueve meses. Debido a la manera en que Marte está alineado con la Tierra, la mejor oportunidad para lanzarnos ocurre cada 26 meses.

Necesitamos encontrar otros modos de viajar a Marte y al mas allá, y estamos tomando en cuenta diferentes tipos de sistemas de propulsión.

La propulsión termonuclear permite que la nave espacial viaje más rápido debido a un sistema eficiente de peso ligero. No se usarían los sistemas de propulsión nuclear hasta que la nave esté a larga distancia de la Tierra. La nave será lanzada desde la Tierra usando cohetes de propulsión química, o si no, se construirá y se lanzará desde el espacio. Es posible que el sistema de propulsión termonuclear sea sobre 100 veces más poderoso que los sistemas de propulsión química de peso similar. Un sistema como este podría reducir considerablemente el tiempo de vuelo espacial hacia el planeta Marte y otros lugares en nuestro sistema solar.

La NASA está investigando un sistema de propulsión basado en plasma llamado el VASIMR, por sus siglas en inglés, (cohete de magneto plasma de impulso específico variable). Franklin Chang-Diaz, el primer astronauta hispano, está investigando este sistema. El VASIMR funciona utilizando una fuente de energía eléctrica de gran magnitud (tal como la energía nuclear) para entonces usar hidrógeno como propulsor. El hidrógeno existe en abundancia en nuestro sistema solar, y podría permitir que una nave espacial de energía VASIMR, pueda lanzarse con el combustible suficiente para llegar a su objetivo. Luego, acumularía más hidrógeno como propulsor para el viaje de regreso. Según la NASA, un vuelo de VASIMR tomaría un poco más de tres meses comparado con los seis a nueve meses que le tomaría a un cohete convencional de propulsión química. Viajes de corta duración reducen el tiempo de los astronautas en entornos de gravedad reducida disminuyen su exposición a la radiación espacial.

Todavía hay mucho más que queremos ver y explorar en nuestro sistema solar y en el más allá. Los nuevos sistemas de propulsión nos ayudarán a lograrlo más pronto.


Imagen arriba: Los componentes del sistema del transbordador espacial: orbitador, tanque externo y cohetes propulsores sólidos. Créditos de la imagen: NASA.
5 ¿Que va sustituir a la nave espacial?
SME: Roger Crouch and Marc Timm

La historia del programa espacial de la NASA está repleta de sueños que, tras de mucho esfuerzo, se han hecho realidad. Cada reto exigió nuevos diseños de la nave espacial. Cada éxito fue el resultado de muchos ensayos y errores.

La NASA ha hecho posible transformar lo que una vez fue la ciencia-ficción en realidad científica.

En el 1865, Julio Verne pareció vislumbrar el futuro cuando escribió su libro de ciencia-ficción "De la Tierra a la luna". En este libro, 3 hombres son lanzados desde Florida hacia la luna. Ahí se encontraron con gravedad reducida, haciéndolos sentir ingrávidos en el espacio, tal como los astronautas del Apolo de los años '60. Los personajes del cuento también usaron retrocohetes y regresaron a la Tierra aterrizando en el mar. Lo que alguna vez fue solamente imaginación, la NASA ha convertido en realidad.

Pero hemos tomado muchos pasos para llegar donde estamos hoy en la exploración espacial.

Los programas de los vuelos espaciales tripulados de la NASA usaban 3 naves que aunque similares, tenían sus diferencias, para ayudar a los astronautas a preparar y finalmente aterrizarlos en la luna. En el programa Mercury (1961-63) se utilizó una cápsula espacial con capacidad para un astronauta. El programa Gemini de la NASA (1965-66) conservó el diseño cónico en una cápsula más amplia que tenía espacio para 2 hombres. El mismo diseño se utilizó en la cápsula de mayor tamaño con capacidad para tres hombres en el programa Apolo (1968-72.)

Desde el año 1963 hasta el 1975, la NASA hizo pruebas con un grupo de cuerpos sustentadores, o "lifting bodies". Las características de estos alados vehículos de investigación adelantaron el desarrollo del transbordador espacial.

El transbordador espacial de hoy es un sistema de navegación espacial único. Puede operar en la tierra, la atmósfera, y en el espacio. El transbordador espacial combina elementos del cohete, el avión y los planeadores. Puede transportar satélites y otra carga hacia la orbita terrestre. El transbordador espacial es el primer programa espacial que reutiliza todos casi todas sus partes. Su orbitador (Orbiter) y sus cohetes propulsores sólidos (Solid Rocket Boosters) son reutilizables - y solo el tanque externo (External Tank) no es recuperable.

No se le ha dado tanto uso a ninguna otra nave espacial por tantos años - desde su primer vuelo en el 12 de Abril del 1981 hasta hoy. La NASA ha planeado vuelos para el transbordador hasta la finalización de la Estación Espacial Internacional. Tan pronto se alcance esta meta, la flota entera de transbordadores será retirada.

¿Qué tipo de nave espacial reemplazará al transbordador? La NASA esta diseñando y probando diferentes modelos de una futura nave espacial que no tan solo reemplazará al transbordador, sino que también nos regresará a la luna y a Marte. Este vehículo se llama el vehículo de exploración tripulado, o CEV, por sus siglas en inglés (Crew Exploration Vehicle). Para alcanzar las metas de la Visión para la Exploración de la NASA, el CEV ostentará distintos modelos al igual como los distintos modelos de un mismo automóvil. Un cohete prescindible lanzará el CEV, aunque mucha de las partes del CEV serán reutilizables. 

El módulo de la tripulación será una cápsula parecida a la que fue utilizada durante el proyecto Apolo. Este módulo podrá acoplarse a la Estación Espacial Internacional (EEI). Otros tipos de CEV servirán como bases operacionales en la superficie lunar. Y aún otros modelos podrán viajar hacia los asteroides, Marte, o lugares aún mas lejos. 

El CEV diseñado para la Fase Uno llevará a los astronautas hacia el área de órbita baja de la Tierra o como se le conoce en inglés, LEO (low Earth orbit). El LEO es una órbita en la cual naves espaciales o satélites hacen órbita cerca de la Tierra. Esta órbita tiene un alcance de entre 320 a 800 kilómetros (200 a 500 millas) sobre la superficie de la Tierra. La nave debe orbitar a velocidades muy altas, para así poder resistir mas fácilmente la atracción de la gravedad terrestre. El CEV transportará a una tripulación de hasta seis personas entre la superficie de la Tierra y el LEO para así asistir a los científicos a regresar a la luna.

La Fase Dos desarrollará los CEV que colocarán a personas en la luna por lo mínimo de cuatro días. En esta fase, dos CEV dejarán la órbita de la Tierra con tripulaciones de 2 a 3 personas y grandes cantidades de carga. La mayor parte de esta carga se mantendrá en la luna. Muestras lunares serán recogidas y regresadas a la Tierra con los astronautas. 

La Fase Tres llevará a personas a vivir en la luna por varios meses en preparación de futuras misiones tripuladas a Marte.

La misión de la Fase Cuatro será un "flyby" del planeta Marte. Todo el equipo necesario para realizar una misión tripulada hacia Marte - excepcionando un aterrizaje en la superficie marciana - será probado durante esta fase, la cual tiene mucho en común con los sucesos durante la preparación de la misión Apolo 10. Antes de alunizar a un hombre, el módulo de aterrizaje lunar, Lunar Module, fue probado en la órbita lunar sin realmente tocar suelo.

La Fase Cinco nos llevará a Marte, amartizando personas en Marte algún tiempo después del año 2030.

Quédate pendiente a todos los nuevos diseños las de naves espaciales que ayudarán a la NASA a realizar la Estación Espacial Internacional, el regreso a la luna, y, mas tarde, viajes hacia Marte. La NASA sigue soñando sueños y un nuevo diseño de nave espacial los convertirá en realidad.

6 ¿Porque los robots viajan para el espacio antes de la gente?
SME: Donald Strayer and Jennifer Rochlis

El explorar el espacio es emocionante, pero también puede ser un poco espeluznante. Algunas personas discuten que le exploración espacial es demasiado peligrosa para los seres humanos. ¿Deberían los exploradores espaciales ser humanos o robots? ¿Existe una alternativa correcta?

La NASA sugiere que hay lugar para tanto las personas como los robots en la exploración del espacio. El astronauta Ken Bowersox ha participado en cinco vuelos espaciales y ha viajado por más de 211 días en el espacio. Él cree que los robots como también los humanos son muy importantes para el estudio del espacio. De acuerdo al Capitán Bowersox, "Existen muchos ambientes donde no es seguro o rentable enviar a seres humanos. También hay veces cuando la combinación de ambos humanos y máquinas colaboran juntos para obtener los mejores resultados".

¿Por qué deben los robots viajar a sitios antes que la gente? Los robots tienen menos necesidades y pueden resistir condiciones inhóspitas. Las personas necesitan alimento, agua, y oxígeno - cosas que los robots nunca necesitarán. Es evidente que la gravedad reducida afecta al cuerpo humano y causa que los huesos y músculos de los exploradores espaciales se debiliten. La radiación espacial también puede perjudicar a las personas de manera que se enfermen. Además, se toma muchos años poder viajar a los planetas exteriores - demasiado tiempo para un viaje con astronautas humanos.

Los robots se pueden programar a que hagan cosas asombrosas, pero solo pueden hacer lo que se les ha programado u ordenado hacer. Las sondas espaciales no tripuladas exploran lugares antes de que lleguen los astronautas. Los exploradores robóticos afrontan mundos inhóspitos, como Venus con sus temperaturas de mas de 482° C (900° F), alta presión y lluvias ácidas. Aunque los robots que han sido enviados a Venus nunca regresaron a la Tierra, la valiosa información recopilada ha sido transmitida hacia la Tierra.

Las sondas espaciales no tripuladas son herramientas que permiten que los astronautas y científicos adquieran información sobre los planetas de manera segura. El comprender y utilizar esta información ayudará a los científicos a preparar a los astronautas para sus viajes hacia el espacio.

La mente humana es capaz de analizar situaciones y adaptarse a condiciones inesperadas, si es necesario. La NASA ha amartizado a tres exploradores robóticos con ruedas (rovers). El Sojourner, el Spirit y el Opportunity han efectuado muy bien sus misiones - enviando asombrosas fotos e información importante sobre la superficie marciana. Pero el movimiento de estos tres "rovers" sobre la superficie fue demasiado lento. Los astronautas podrían recorrer más trecho en sus investigaciones, prestando especial atención a los descubrimientos mas útiles e interesantes.

El telescopio espacial Hubble, es un telescopio espacial en órbita circular alrededor de la Tierra que nos ha dado impresionantes fotos de objetos que nunca antes habíamos visto. Cuando se hace necesario, los humanos reparan y ajustan al telescopio. Los seres humanos aún tienen que manejar y reparar las herramientas espaciales como el telescopio espacial Hubble.

El observar al espacio a través de los ojos de un robot es muy diferente que verlo a través de ojos humanos. Las granuladas fotos en blanco y negro de la superficie lunar tomadas durante las misiones Apolo no son el cuento completo. Las palabras de los astronautas nos hicieron sentir como si estuviésemos presentes donde estaban ellos. La tecnología ha avanzado mucho desde que estuvimos en la luna, y ahora las imágenes tomadas en el espacio son mucho más reales que esas tomadas durante las misiones Apolo.

Y entonces también tenemos los sorprendentes descubrimientos durante las exploraciones que no captaríamos sin el toque humano. Eugene Cernan, el último hombre en pisar suelo lunar, describió su inesperado encuentro con terreno anaranjado en la luna grisácea. Durante una entrevista, dijo esto sobre su descubrimiento: "Nadie sabía lo que era, si acaso tierra antigua, tierra nueva, tierra proveniente de tierra oxidada, una indicación de que hubiese oxígeno o mineral de hierro en las profundidades de la superficie interior, o sea lo que sea. No fue lo que la gente pensaba que iba ser, pero sí fue un gran descubrimiento. Y por esta razón hay que enviar a personas".

Puede que algún día los robots se encarguen de las tareas que requieran caminatas espaciales. La NASA esta investigando un robot llamado "Robonáuta" que llevará a cabo las tareas rutinarias que los astronautas suelen hacer en el espacio. La diferencia con este último tipo de astronauta robótico es su diseño humanoide con una cabeza, dos ojos, brazos, y manos de cinco dedos. Los astronautas dentro de la estación, desde la Tierra o en el hábitat lunar podrán controlar estos robonautas. Dentro de la estación, los astronautas usarán cascos y guantes que grabarán sus movimientos. Fuera de la estación, estas acciones serán transmitidas inmediatamente a los robonautas, los cuales entonces realizarán estos movimientos. Puede que algún día, gracias al trabajo colectivo de los astronautas y los robots, las caminatas espaciales serán más eficientes de lo que podamos imaginarnos.

Los científicos están dirigiendo sus esfuerzos a conseguir maneras para dotar robots con inteligencia artificial parecida al pensamiento humano, para que así los robots puedan "aprender" la mejor manera de llevar a cabo ciertas tareas. ¿Quiere decir esto que los robots del futuro pensarán como los seres humanos? Claro que no - pero imitando a los humanos y aprendiendo de los errores cometidos, los robots podrán ser más independientes y más eficientes. La comunicación entre los humanos y los robots será mucho más fácil.

Existe la necesidad para tanto los robots como los seres humanos en la exploración espacial. Trabajando juntos, los astronautas y los robots nos ayudarán en nuestra misión para exploración espacial. La NASA está preparando un camino audaz hacia el cosmos - un viaje que llevará al ser humano a la luna, y luego rumbo a Marte y al mas allá.
7 ¿Porque hay que regresar a la luna antes de ir a Marte?
SME: John Connolly and Chuck Lloyd

El ser humano ha adorado y estudiado a la luna desde hace siglos. Los primitivos Aztecas construyeron una pirámide en Méjico para la deidad de la luna. Hoy, las personas hablan de "el hombre en la luna". En la Tierra, las personas siempre han soñado con vida en la luna, hasta creer que había "mares lunares o "maria" (en latín) en la superficie lunar.

Echamos carrera hacia la exploración de la luna durante la década de 1960 y la primera parte de los '70. Entre el 20 de julio del 1969 y el 14 de diciembre del 1972, los doce astronautas del Apolo dieron pasos en la luna. Por el total, estuvieron en la luna por poco mas de 3 días (80 horas, 32 minutos, 26 segundos.)

Pocos olvidaremos a Neil Armstrong, el primer hombre en caminar suelo lunar, y las famosas palabras que pronunció: "Este es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad". Pero, ¿recuerdas quién fue la última persona en caminar sobre la luna? Eugene Cernan tomó el último paseo lunar de la misión Apolo, y sus palabras nos recordarán que aún tenemos mucho que explorar. "Este reto americano de hoy ha forjado el destino de mañana para el hombre". 

Desde el 1972, los Estados Unidos juntos con otros países han enviado varias sondas robot para estudiar a la luna. Desde la misión Apolo y los estudios robóticos recientes, los científicos de la NASA han aprendido mucho sobre el ambiente, el terreno y la posibilidad de agua en la luna. 

La luna puede alcanzar temperaturas muy calientes (+134° C/+273° F) o muy frías (-153° C/-244° F.) Y tiene solo la sexta parte de la gravedad de la tierra, por lo cual los astronautas se sienten mucho más livianos en la luna que en la Tierra. La luna no tiene atmósfera. 

En el 1996, la nave espacial Clementine de la NASA recopiló datos que indicaban la presencia de hielo en el fondo de un cráter cerca del Polo Sur de la luna. Esta área está en sombra permanente y bajo temperaturas muy frías. En el 1998, la sonda Lunar Prospector adquirió datos asombrosos que demostraban aún mayores cantidades de hielo en el Polo Norte. Basado en estos datos, los científicos piensan que hay aproximadamente más de 5 trillones de kilogramos (mas o menos seis billones de toneladas) de hielo de agua atrapado en las sombras de el área de los Polos Lunares.

La próxima misión lunar de la NASA será el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO, por sus siglas en inglés). Esta nave espacial buscará hielo de agua, la posibilidad de recursos en el polvo lunar, y hacer un cartografiado de la superficie lunar para conseguir lugares con posibilidad de alunizaje. También investigará los efectos de la radiación espacial usando muestras idénticas al tejido humano. Toda esta información servirá para que la NASA regrese a los astronautas a vivir y trabajar en la luna de modo seguro. 

Lo que aprendamos de la luna nos ayudará a planear una misión espacial tripulada a Marte, lo más segura y eficiente que sea posible. Hay mucha semejanza entre la luna y Marte. Ambos son extremadamente fríos. La gravedad de Marte y la de la luna es mucho más baja que la de la Tierra. La luna y Marte están ambos cubiertos por un polvo de nombre regolito. El regolito esta formado por el incesante bombardeo de micro meteoritos.

Se cree que ambos, la luna y Marte, albergan agua helada en el interior. Buscando maneras de acumular y utilizar agua en la luna nos servirá para aprender como utilizar los recursos marcianos. También necesitamos encontrar mejores maneras de reciclar el agua.

La Visión para la Exploración de la NASA exige hacer "exploración de la Tierra, la luna, Marte y el más allá". Con un viaje de solo tres días desde la Tierra, regresar a la luna nos enseñará cómo mejor prepararnos para una estadía de largo plazo en otros mundos. Además, el vivir y trabajar en la luna nos ofrecerá oportunidades para llevar acabo nuevos y esenciales estudios científicos. Aprenderemos como "vivir de la tierra" fabricando oxígeno y propulsores de cohetes hechos de materias locales, y también probaremos nuevas tecnologías y procesos. Viviendo y trabajando en la luna pondremos a prueba cómo vivir y trabajar en Marte y el más allá.

8 ¿Porque hay que viajar a Marte?
SME: John Connolly and Chuck Lloyd

El planeta Marte siempre nos ha maravillado. ¿Por qué es rojo? ¿Hubo agua en su superficie? ¿Encontraremos vida en este planeta? Las respuestas a estas y otras preguntas vendrán después de estudiar y viajar a Marte. 

A Marte se le llama el "planeta rojo" por una buena razón - su superficie nos parece roja. El suelo es herrumbroso, contiene hierro, la misma sustancia química que se encuentra en el metal oxidado. Hace mucho tiempo, es posible que partes de Marte estuvieran cubiertas de azul - océanos azules. Los robots de aterrizaje y otras sondas espaciales han expuesto evidencia de que algunas partes de Marte han estado cubiertas de agua líquida. 

Desde el año 1997, el Explorador Global de Marte de la NASA ha estado tomando imágenes de la superficie marciana. En algunos lugares, la superficie parece haber sido batida por desbordantes torrentes de agua parecidas a las inundaciones del oeste de los Estados Unidos. Algunas de las fotos tomadas por cámaras de alta resolución parecen dar señas de grandes diluvios a lo largo de el ecuador marciano. 

En el año 2004, la NASA envió a dos robots "rovers" a Marte conocidos como Spirit y Opportunity. Estos "rovers" estudiaron rocas y el suelo y tomaron fotos de características que parecen probar que Marte una vez fue muy húmedo. 

Ya se ha encontrado agua en forma de hielo en los casquetes polares de Marte. Los casquetes marcianos del norte son alrededor de 4 kilómetros (2.5 millas) de anchos. Otro lugar en Marte que probablemente contiene mucha agua congelada es el permafrost que existe debajo de la superficie marciana. Puede que el permafrost marciano alrededor del planeta mida varios kilómetros de ancho y por lo menos la mitad está hecha de hielo. 

Por lo que hemos visto hasta ahora, el Marte de hoy es un desierto congelado. Es demasiado frío para que exista agua líquida en su superficie, y demasiado frío para la lluvia. La atmósfera de el planeta también es muy fina para permitir grandes cantidades de nieve. No puedes respirar en Marte porque su atmósfera contiene muy poco oxígeno. 

Encontrar evidencia que ayude a comprobar la presencia de agua líquida en el pasado de Marte apoyará las ideas y convicciones de que una vez hubo vida en Marte. Muchas preguntas sobre la historia del agua en Marte probablemente seguirán sin respuestas hasta que las muestras regresen a la Tierra desde el planeta rojo. 

En el 1976, la NASA amartizó las dos naves Viking. Viking examinó el suelo para percibir si había vida presente. Usando una cucharilla, Viking excavó el suelo marciano. Recogió pequeñas muestras, las almacenó, y luego busco señas de vida. 

¿Qué tipo de vida esperaban encontrar los científicos? Basaron sus experimentos en la idea de que la vida en Marte sería muy simple y parecida a la bacteria que existe en la Tierra. Querían saber si había algo en el suelo marciano que parecía estar "comiendo" materiales orgánicos o despidiendo gases tal como el dióxido de carbono. 

¿Qué consiguieron los científicos? A pesar de observar lo que parecía ser interesantes actividades químicas en el suelo, no encontraron claras señas de vida. 

Podemos conseguir mas claves sobre Marte estudiando meteoritos. Hemos descubierto mas de una docena de meteoritos en la Tierra que parecen provenir de Marte. Todos son rocas ígneas formadas de magma fundido. Tienen una forma similar de oxígeno y concentraciones de hierro y agua más altas que las de otros meteoritos. 

Además, contienen evidencia que indican la posibilidad de vida. Microscopios electrónicos de barrido de resolución alta han expuesto la presencia de pequeños "ovoides", los cuales pueden ser los restos de minúsculas bacteria. Si es así, son 100 veces más pequeñas que la bacteria microfósil que se encuentra en la Tierra. Es posible que alguna vez existió la vida bacterial simple en Marte. 

Es casi seguro que Marte era más cálido y húmedo en su pasado lejano. Por lo tanto la idea de la posibilidad de vida ha sido un tema bastante atractivo por algún tiempo. Puede ser el comienzo de una búsqueda en serio. 

Misiones futuras de la NASA aterrizarán en Marte, recopilarán muestras de rocas y suelo, y las regresarán a la Tierra. Esperamos aprender mucho más sobre el planeta rojo, y, ojala algún día, podamos enviar personas a explorar de directamente.
9 Donde puede un explorador espacial conseguir agua y oxigeno
SME: Jitendra Joshi, Michele Perchonok and Debbie Berdich

Alimento. Agua. Aire. Refugio. Todos los seres vivientes tienen estas necesidades básicas. 

En la Tierra, sabemos donde conseguirlos. En el espacio, estas cosas tienen que ser transportadas desde la Tierra. El astronauta en el espacio necesita 30.60 kilogramos (75.32 libras) de comida, agua, y aire diariamente para mantenerse saludable. Imagínate que una tripulación de 3 astronautas en una misión de un a�o necesitará 33.000 kilogramos (70.000 libras) de comida, agua, y aire. Sería imposible cargar esa cantidad de provisiones desde la Tierra. El reciclaje es una solución para este problema. 

La limpieza y el reciclaje del aire es una gran preocupación para los científicos de la NASA mientras se planifican viajes más largos hacia el espacio. En el espacio y en la Tierra, los seres humanos espiran dióxido de carbono (CO2). Demasiado dióxido de carbono, especialmente en lugares pequeños y encerrados, puede ser venenoso. El aire dentro de una nave espacial debe ser "limpiado" para sacarle el dióxido de carbono en exceso. Parte del dióxido de carbono excesivo es emitido hacia el espacio. Los sistemas de apoyo aseguran que el dióxido de carbono en exceso no sea atrapado en el espacio vital de los astronautas. 

Otros gases atrapados en la nave espacial también pueden ser peligrosos. Pueden venir de sustancias químicas, escapes, y evacuación de gases (outgassing) de materiales cercanos. La evacuación de gases sucede cuando gases atrapados dentro de ciertos materiales se van escapando lentamente al aire. Peluches, etiquetas de DVD, y algunos sistemas electrónicos no se pueden llevar al espacio porque tienen problemas de evacuación de gas. El sistema de control de rastros contaminantes, o el trace contaminant control elimina estos rastros antes de que estos se acumulen y causen daño a la tripulación. 

Actualmente, cada astronauta a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI) utiliza unos 11.36 litros (3 galones) de agua a diario. El típico estadounidense utiliza unos 132.49 litros (35 galones) diariamente. 

Un astronauta con una estancia prolongada en la EEI podría usar hasta 10.6 toneladas de agua por año. Se espera que una tripulación de cuatro personas en un viaje de tres años hacia Marte utilice 127.5 toneladas de agua. Esta cantidad de agua es demasiado pesada para llevar dentro de una nave espacial. 

El agua será reciclada en el espacio. Una manera de reciclar el agua utiliza la oxidación catalítica, el cual mata bacterias y virus. Remueve partículas y desechos y limpiará al agua. Será necesario recuperar el agua de baños, lavados, sudor, orina, y la humedad del aire. El agua generada por NASA de esta manera será mas limpia que la que la mayoría de nosotros bebemos en la Tierra. 

Actualmente, toda la comida que los astronautas necesitarán es transportada hacia el espacio - unos 1.83 kilogramos (un poco mas de 4 libras) de alimentos y envases es transportado hacia la EEI para cada astronauta. De esta cantidad, unos 1.56 kilogramos (un poco menos de 3.5 libras) es alimento, lo demás son envases. De acuerdo a estos datos, ¡una misión de mil días a Marte exigirá 1830 kilogramos (4,035 libras - más de 2 toneladas) de comida y envases para cada astronauta! El transportar tanto alimento sería casi imposible. 

Para evitar tener que llevar esta gran cantidad de comida, los científicos están buscando maneras de cultivar o "crear" el alimento. Y hasta puedan ayudar a convertir el dióxido de carbono en oxígeno. 

Alimento. Agua. Aire. Refugio. Las necesidades básicas del ser humano no cambiarán así vivamos en la Tierra o viajemos hacia Marte. Lo que sí cambiará es cómo satisfacemos estas necesidades. Los investigadores, científicos, e ingenieros de la NASA están trabajando para encontrar nuevas maneras de proveer todo lo que necesitemos para viajes espaciales de larga duración.
10 ¿Que se consigue en la superficie de la luna?
SME: Carlton Allen

Un polvo fino llamado regolito cubre la luna. El regolito fue creado por el incesante bombardeo de micrometeoritos que rompieron las rocas lunares en pedacitos pequeñitos. 

Los científicos han podido analizar y estudiar los regolitos lunares aquí en la Tierra. Entre el 1969 y el 1972, seis misiones tripuladas de Apolo trajeron 382 kilogramos (842 libras) de suelo lunar y muestras de roca. 

Al estudiar estas muestras, los científicos descubrieron que el regolito lunar está compuesto de un quinto metales y un quinto silicio. Los metales que se encuentran en la luna pueden ser minados y usados en futuras misiones espaciales para la construcción espacial en la luna. El silicio en el regolito puede ser usado para crear celdas solares. La NASA siempre busca maneras de sacar el oxígeno desde la superficie de la luna. El oxígeno en forma de gas puede sustentar una base humana en la luna como también vehículos diseñados a aterrizar en y lanzarse de la luna. 

Comparado al suelo terrestre, el regolito lunar tiene varias características interesantes. Las partículas en el suelo de la luna son muy pequeñas (a veces midiendo menos de .1 milímetros de ancho). Estas minúsculas partículas están electrostáticamente cargadas, queriendo decir que se "pegan" de ciertos objetos como los trajes espaciales y el equipo. El polvo lunar es casi como pequeños fragmentos de vidrio o coral - extrañas formas que son afiladas y que encajan entre sí. El polvo fácilmente puede ser transportado por el aire dentro de la nave espacial, y causar irritación a los pulmones y ojos de los exploradores espaciales. Las partículas más oscuras hasta pueden absorber la luz solar y calentar todo lo que cubren. 

Los científicos se preocupan que los astronautas respiren este polvo fino dentro de la nave espacial. De alguna manera, el polvo lunar se parece al polvo de sílice en la Tierra, el cual produce silicosis, una enfermedad grave. No es que esto le suceda a los astronautas necesariamente, pero sí tendríamos que tomar este problema en consideración cuando regresemos a la luna. 

El polvo lunar tiene algunos rasgos interesantes, pero claramente no es algo con lo cual adultos o niños deben jugar. Construyendo castillos de arena en la Luna sería peligroso e imposible. No hay agua líquida que pueda para la creación de un castillo de arena. En la Tierra, el agua se pega de la arena, y causa que las partículas de arena se peguen de sí mismas. En la Luna, como no hay agua, el polvo lunar no se puede pegar de sí mismo. Nunca podrías construir un castillo de arena en la luna.

11 ¿Como seria un pronostico de tiempo en Marte?
SME: Mark Weyland

¿Cuál es la temperatura máxima de hoy? ¿Parcialmente nublado? ¿Probabilidad de lluvia? La mayoría de nosotros prestamos atención a los pronósticos de tiempo porque nos ayudan a decidir cómo vestir y planificar el día. ¿Será un pronóstico soleado? No olvides tu bronceador con filtro solar. Demasiada exposición a los rayos ultravioleta del sol causa quemaduras. En la Tierra, somos muy afortunados. La atmósfera de la Tierra contiene una capa de ozono que evita que los rayos ultravioletas nos alcancen.

Vivir en el espacio es muy peligroso. Sin la protección del ozono, tendremos que encontrar nuevos modos de protección contra los rayos ultravioletas. Y estos rayos ultravioletas no serán nuestra mayor preocupación. Los astronautas que viven y trabajan en el espacio están expuestos a tanto los rayos ultravioletas como también la radiación espacial.

¿Qué saben los científicos sobre la radiación espacial? Está hecha mayormente de partículas energéticas que entran en tu cuerpo. Estas partículas pueden penetrar a muchos objetos, aunque tengan una capa protectora adicional. Pueden causar cáncer, problemas cardíacos y cataratas. La radiación espacial puede descomponer el tejido de tu sistema nervioso y puede hasta causar daño al ADN en tus células.

Tormentas solares son una fuente de radiación espacial. Su mayor efecto aquí en la Tierra es el aumento en el número de auroras (Luces del Norte y del Sur). Aunque las auroras muestran hermosas irrupciones de luz y color, las tormentas solares pueden causar daño a las irrupciones de luz y color, las tormentas solares pueden causar daño a los satélites, rejillas de electricidad y las comunicaciones.

Los efectos de las tormentas solares pueden ser dañinos para la Tierra. En el 6 de marzo del 1989, una tormenta solar afectó la rejilla de electricidad en Québec, Canadá, causando que seis millones de personas pierdan electricidad por más de nueve horas. En mayo del 1998, una tormenta solar incapacitó a un satélite causando que se detuviesen las cajeras automáticas, las máquinas de procesamiento de tarjetas de crédito, y 80 por ciento de todos los buscapersonas en los Estados Unidos.

El campo magnético dentro de la magnetosfera de la Tierra es muy poderoso y protege a la Tierra de la radiación espacial. Marte no tiene este campo magnético. Mientras en Marte, y viajando hacia y desde Marte, los astronautas serán expuestos a la radiación espacial.

Saber más sobre el clima espacial es muy importante para la NASA. En el 2001, la NASA colocó un viajero espacial muy único en la Estación Espacial Internacional (EEI). El viajero, con apodo de "Fred", era en realidad un modelo de la parte superior del cuerpo humano. Cubierto de piel artificial, esta reproducción pesaba unos 43 kilogramos (95 libras), medía 0.9 metros (3 pies), y contenía huesos reales y órganos plásticos con una densidad casi igual a la del tejido humano. "Fred" estuvo en la EEI por cuatro meses para medir cuanta radiación el cuerpo humano puede absorber.

Los resultados demostraron un aumento en la radiación entrando al cuerpo, sin embargo la cantidad que consiguieron los científicos no fue tanta como la que esperaban. Los niveles estaban a menos de 20 por ciento de sus predicciones.

Durante su viaje abordo a la EEI, aun se mantuvo protegido por la magnetosfera de la Tierra. Viajar mas lejos en el espacio y más allá de los protectores campos magnéticos de la Tierra será más peligroso.

Los pronósticos de tiempo de Marte nos darán mas información sobre como vestirnos o si necesitaremos un paraguas. Estar preparados para el clima espacial será mucho mas difícil que estar preparados para el clima de la Tierra.


VOLCAN LASCAR - NORTE DE CHILE


martes, agosto 26, 2008

12 ¿Como te ayuda tu imaginación a convertirte en un explorador?
SME: Sharon Garrison

"Es difícil decir qué es imposible, porque el sueño de ayer es la esperanza de hoy y la realidad de mañana." Robert Goddard (uno de los padres fundadores de la cohetería moderna) 

Imagínate que estás viajando en una nave espacial tal como esas que vez en "Star Trek" o "La guerra de las galaxias". ¿Imposible? Todo depende de a quién le preguntes. Solo pasaron unos 66 años desde el primer vuelo a motor de los Hermanos Wright hasta el primer paso en la luna de Neil Armstrong. Muchos hubiesen pensado "¡imposible!". Pero cierto. Imposibilidades ahora pueden ser posibles, espacialmente para la NASA y el Instituto para Conceptos Avanzados de la NASA (NIAC, NASA Institute for Advanced Concepts). 

La NIAC busca ideas que son "revolucionarias, no evolucionarias". De acuerdo a la NIAC, las ideas revolucionarias son los avances importantes que inspiran a otros. Buscan ideas que rompen con moldes antiguos. Las personas creativas y los investigadores aceptan el desafío de ensanchar sus imaginaciones. Sus ideas no son adecuadas para nuestras necesidades de hoy. La NIAC busca ideas que tomarán 10 a 40 años de fruición. Su lema: "No hay que permitir que la preocupación con la realidad sofoque nuestra imaginación", crea el marco idóneo para su trabajo. 

La lista de ideas generada por la NIAC pone uno a pensar. ¿Ciencia-ficción? No, algún día será realidad científica. Imagínate que un día viajarás en un ascensor espacial. ¿Cómo funcionará? Será un poco como un vehículo electromagnético. Viajará entre la Tierra y el espacio a lo largo de un cable que tendrá varios miles de kilómetros/millas de longitud. Se espera que este seguro y económico ascensor espacial pueda colocar cosas en orbita a una fracción del costo actual. Debemos desarrollar la tecnología nueva para poder crear el cable y el sistema de propulsión electromagnética. Pero la idea es razonable. Ha existido desde el 1895, cuando fue sugerida por el científico Konstantin Tsiolkovsky. También fue mencionada en el 1978 por el autor de ciencia-ficción, Arthur C. Clarke. Donde existen las ideas, también existen creaciones. 

Imagínate nuevos robots para la exploración espacial del futuro. Se están tomando en cuenta los "microbots" como una manera de explorar a Marte. Estos robots serán microscópicos (desde unos pocos milímetros a unos centímetros). Estos podrían volar en grupos, cientos o miles cubriendo un área amplia del planeta. Mientras saltan, rebotan o vuelan, podrán analizar materias tanto en la superficie de el planeta como en su atmósfera. 

¿Necesitas alojamiento mientras viajas entre la Tierra, la luna y Marte? Lo que necesitarás será el "Astro tel"(combinación de"astronautas" y "hotel”) - una nave espacial con propulsión eléctrica-solar. Con su diseño "seguro y económico" para transportar a los astronautas, los "Astroteles" podrán enviar provisiones a los astronautas que se encuentren en la luna y Marte. Haciendo órbita constante entre estos lugares, puede ayudar a reemplazar tripulaciones y provisiones cada varios meses. 

Vivir y trabajar en el espacio es un desafío. Fuera de la nave espacial, los astronautas dependen de sus trajes espaciales para sostener tanto el aire que necesitan para respirar como también la presión que necesitan para poder vivir en el vacío del espacio. Los trajes espaciales actuales son abultados e incómodos. ¿Qué invención podrá reemplazarlos? Está bajo estudio un nuevo traje espacial llamado "Bio-Suit". Parecido a una "malla espacial", este nuevo tipo de bio-ropa podría ser hecho de un material "en aerosol" Tal vez te fortalezca con fibras de músculo artificial para aumentar la fuerza humana. Los astronautas usarían cascos sellados, guantes, botas, y un armazón alrededor del torso para la protección adicional de los órganos vitales. 

¿Dónde vivirás cuando aterrices en la luna y Marte? Una idea sería usar una cámara transparente parecida a una "burbuja" como hogar temporal. Estas "burbujas" podrían estar construidas dentro de cuevas o lugares similares en la superficie. Estas burbujas ofrecerán protección para los astronautas y le darán un lugar donde crecer plantas, sin hacerle daño al ambiente. 

¿Suena todo esto como la ciencia-ficción? Albert Einstein una vez dijo: "La imaginación es más importante que el conocimiento". La NIAC está buscando personas que tienen imaginación y TAMBIEN sabiduría. Necesitan pensadores creativos - hombres y mujeres de cualquier edad y educación. De hecho, los investigadores principales de la Bio-Suit y la "burbuja de cueva" son mujeres. 

Algún día, tú también podrás ser uno de estos soñadores, ayudando a convertir la ciencia-ficción a realidad científica. La NASA tiene gran sueños para el futuro de la exploración espacial, y tal vez un día serás tú un Explorador del Siglo 21.