jueves, agosto 28, 2008

7 ¿Porque hay que regresar a la luna antes de ir a Marte?
SME: John Connolly and Chuck Lloyd

El ser humano ha adorado y estudiado a la luna desde hace siglos. Los primitivos Aztecas construyeron una pirámide en Méjico para la deidad de la luna. Hoy, las personas hablan de "el hombre en la luna". En la Tierra, las personas siempre han soñado con vida en la luna, hasta creer que había "mares lunares o "maria" (en latín) en la superficie lunar.

Echamos carrera hacia la exploración de la luna durante la década de 1960 y la primera parte de los '70. Entre el 20 de julio del 1969 y el 14 de diciembre del 1972, los doce astronautas del Apolo dieron pasos en la luna. Por el total, estuvieron en la luna por poco mas de 3 días (80 horas, 32 minutos, 26 segundos.)

Pocos olvidaremos a Neil Armstrong, el primer hombre en caminar suelo lunar, y las famosas palabras que pronunció: "Este es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad". Pero, ¿recuerdas quién fue la última persona en caminar sobre la luna? Eugene Cernan tomó el último paseo lunar de la misión Apolo, y sus palabras nos recordarán que aún tenemos mucho que explorar. "Este reto americano de hoy ha forjado el destino de mañana para el hombre". 

Desde el 1972, los Estados Unidos juntos con otros países han enviado varias sondas robot para estudiar a la luna. Desde la misión Apolo y los estudios robóticos recientes, los científicos de la NASA han aprendido mucho sobre el ambiente, el terreno y la posibilidad de agua en la luna. 

La luna puede alcanzar temperaturas muy calientes (+134° C/+273° F) o muy frías (-153° C/-244° F.) Y tiene solo la sexta parte de la gravedad de la tierra, por lo cual los astronautas se sienten mucho más livianos en la luna que en la Tierra. La luna no tiene atmósfera. 

En el 1996, la nave espacial Clementine de la NASA recopiló datos que indicaban la presencia de hielo en el fondo de un cráter cerca del Polo Sur de la luna. Esta área está en sombra permanente y bajo temperaturas muy frías. En el 1998, la sonda Lunar Prospector adquirió datos asombrosos que demostraban aún mayores cantidades de hielo en el Polo Norte. Basado en estos datos, los científicos piensan que hay aproximadamente más de 5 trillones de kilogramos (mas o menos seis billones de toneladas) de hielo de agua atrapado en las sombras de el área de los Polos Lunares.

La próxima misión lunar de la NASA será el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO, por sus siglas en inglés). Esta nave espacial buscará hielo de agua, la posibilidad de recursos en el polvo lunar, y hacer un cartografiado de la superficie lunar para conseguir lugares con posibilidad de alunizaje. También investigará los efectos de la radiación espacial usando muestras idénticas al tejido humano. Toda esta información servirá para que la NASA regrese a los astronautas a vivir y trabajar en la luna de modo seguro. 

Lo que aprendamos de la luna nos ayudará a planear una misión espacial tripulada a Marte, lo más segura y eficiente que sea posible. Hay mucha semejanza entre la luna y Marte. Ambos son extremadamente fríos. La gravedad de Marte y la de la luna es mucho más baja que la de la Tierra. La luna y Marte están ambos cubiertos por un polvo de nombre regolito. El regolito esta formado por el incesante bombardeo de micro meteoritos.

Se cree que ambos, la luna y Marte, albergan agua helada en el interior. Buscando maneras de acumular y utilizar agua en la luna nos servirá para aprender como utilizar los recursos marcianos. También necesitamos encontrar mejores maneras de reciclar el agua.

La Visión para la Exploración de la NASA exige hacer "exploración de la Tierra, la luna, Marte y el más allá". Con un viaje de solo tres días desde la Tierra, regresar a la luna nos enseñará cómo mejor prepararnos para una estadía de largo plazo en otros mundos. Además, el vivir y trabajar en la luna nos ofrecerá oportunidades para llevar acabo nuevos y esenciales estudios científicos. Aprenderemos como "vivir de la tierra" fabricando oxígeno y propulsores de cohetes hechos de materias locales, y también probaremos nuevas tecnologías y procesos. Viviendo y trabajando en la luna pondremos a prueba cómo vivir y trabajar en Marte y el más allá.

No hay comentarios.: