miércoles, febrero 02, 2011


La auténtica máquina del tiempo



Un «rastreador del cosmos» intentará detectar los primeros momentos del Universo y probar la teoría de que estalló como un pastel recalentado en un horno.
Este gráfico muestra la evolución del Universo desde el Big Bang a la actualidad.
Los científicos de la NASA creen que el Universo se expandió desde una escala subatómica a la astronómica en una fracción de segundo desde su nacimiento / NASA/WMAP Science Team
Fuente: ABC.es  -  MADRID.


Uno de los grandes objetivos de astrónomos y científicos es conocer los primeros momentos de la existencia del Universo, el tiempo que llegó inmediatamente después de aquel primer instante. La NASA e investigadores universitarios han comenzado la construcción de un instrumento diseñado para conocer ese minuto uno, una auténtica «máquina del tiempo» que nos permitirá viajar al pasado más remoto que nunca ha existido, hace 13.700 años. Se trata de un nuevo telescopio terrestre, un rastreador cosmológico a escala de gran angular (CLASS, por sus siglas en inglés) que comienza a tomar forma en el Centro de Vuelo Espacial Goddard, situado en Greenbelt, Maryland (EE.UU.). Si todo va como los investigadores esperan, el rastreador estará listo en 2014. Entonces, se instalará en el desierto de Atacama, en el norte de Chile, desde donde escudriñará el cielo con detectores sensibles a las frecuencias de las microondas, la única forma de «ver» el pasado.
La construcción del ingenio está dirigida por el ex científico de la NASA Chuck Bennett, ahora un astrofísico de la Universidad Johns Hopkins (JHU) en Baltimore (Maryland), con la ayuda económica de la Fundación Nacional de Ciencia. El objetivo final es probar la teoría inflacionaria de origen del Universo. Considerada una idea asombrosa hace 30 años, la teoría de la inflación postula que el Universo se expandió mucho más rápido que la velocidad de la luz y creció exponencialmente casi un instante después del Big Bang. Para ello, el telescopio buscará un patrón en el fondo cósmico de microondas, algo así como el remanente de la creación del Universo que impregna el cielo en todas las direcciones. Debido al tamaño del cosmos, los científicos sólo pueden estudiar esa luz con instrumentos sensibles a las frecuencias de las microondas.


Ondas delatoras
Si esto sucedió realmente, si el universo estalló a toda velocidad como un pastel que ha pasado demasiado tiempo en el horno, los científicos creen que pueden existir ondas grativatorias, perturbaciones del espacio tiempo que todavía siguen en alguna parte y que el nuevo telescopio se encargará de buscar. El equipo completará el instrumento en 2014 y lo enviará al desierto de Atacama en Chile, donde observará grandes franjas del cielo en microondas.
De momento, los científicos del Goddard han descubierto pistas de que la inflación sucedió, pequeñas diferencias de temperatura detectadas en el fondo de radiación cósmica. De todas formas, CLASS no es el único esfuerzo dirigido a encontrar la misma evidencia. Otro equipo de Goddard construye un instrumento para ser lanzado en globo, llamado Primordial Inflación Polarization Exploration (PIPER) que será lanzado en 2012, en busca de la misma señal pero con otro tipo de tecnología

No hay comentarios.: